CONTACTO

tecnologiamaritima2000@gmail.com

sábado, 13 de julio de 2013

La historia de los Astilleros de La Cabana y el Dique de Ciarán (Ferrol 1810)

En el año 1810 D. Juan Antonio Cardemil (que llegó a alcalde primero de Ferrol) fundó un astillero en La Cabana y a tal fin construyó un dique de mareas de sillería, de 51 metros de eslora en el coronamiento y 12,50 de manga.
 

En 1836 compró dicho astillero la casa de D. Manuel de Ciarán (antiguo Ingeniero de Marina). Desde esta época se le hicieron muchas mejoras, renovando sus tinglados y edificando almacenes de nueva planta, sala de gálibos, herrerías, aserraderos y todo lo demás necesario, para atender a la construcción y carenan el dique de sillería con que cuenta desde su establecimiento.

Su buena situación y abrigo lo hacen recomendable, y a el concurren muchos buques mercantes, nacionales y extranjeros, para reparar sus averías.

Desde el año 1836, se construyeron en él los siguientes buques mercantes:
  • Una fragata de 500 toneladas hecha en 1842, que después fue comprada por el Gobierno y sirvió en la marina con el nombre de corbeta Venus.
  • Una fragata de 723 toneladas construida en 1849, que también fue comprada por el Gobierno y sirve en la armada con el nombre de urca Santa Cecilia.
  • La goleta Cisne de 80 toneladas.
  • La corbeta Ferrolana de 180 toneladas.

Entre las épocas citadas se carenaron seis vapores de diferente porte y fuerza, cuatro fragatas de 100 toneladas y 40 buques más de diversa clase. Se realizan las transformaciones y/o reparaciones de:
  • Fragata mercante María Segunda de 500 toneladas.
  • Bergantín Arrogante Emilio de 200 toneladas.
  • Corbeta Teresa de 250 toneladas
 
Fueron carenados  seis vapores, cuatro fragatas de 1000 T y 40 buques de todo tipo, nacionales y extranjeros.

En el año 1869 Santiago Montenegro y Carmen Fojo vendieron el citado establecimiento, valorado en 25.000 pesetas, a Augusto José de Vila (propietario del Astillero de Vila en la Graña).

El astillero de La Cabana pasó a los hijos de Vila, heredando el antiguo dique de Ciarán. A su vez, los herederos de Vila lo vendieron a la sociedad J. Pérez Seselle y Cia en 1883, estableciendo en el mismo una fábrica de destilación y refinería de petróleo destinado al alumbrado. Esta fábrica recibió el nombre de La Gallega y estuvo ligada a los intereses financieros de la familia Barrié-Pastor. La sociedad francesa Deutsch y Cia, dedicada al comercio y refinación de los aceites minerales en España, la adquirió en la década de los ochenta por un precio de 230.000 pesetas, diversas fuentes afirman que su vida fue corta dado que en 1900 ya no funcionaba.


Pero la actividad del Astillero de la Cabana no había terminado todavía, ya que se sabe que a comienzos del siglo XX, se reconstruye el monitor blindado Puigcerdá de la Armada Española y se transforma en el vapor de carga Anita. Parece ser que estas instalaciones fueron utilizadas por los industriales de la localidad Luis Rey, y Guillermo Martín, que, sin ser ingenieros ni maquinistas, transformaban todo lo transformable, en el pequeño dique existente en La Cabana.


El Puigcerdá fue el único monitor propiamente dicho con que contó la Armada Española en su historia, comprado para la defensa de la ría de Bilbao durante la tercera guerra carlista.

El Puigcerdá acabó sus días destinado a Ferrol en el año 1899. Y una Real Orden de 20-6-1899, lo da de baja en la Lista de Buques de la Armada, quedando como depósito flotante.
 
Más tarde, y acordado por el Gobierno Silvela, la venta de todo material inútil de los Arsenales, se subastó el PUIGCERDA, por el que abonaron 30.000 pts los industriales de la localidad Luis Rey, y Guillermo Martín, que, sin ser ingenieros ni maquinistas, transformaban todo lo transformable, en un pequeño dique existente en La Cabana.

Las gestiones para vender el PUIGCERDA en España, una vez transformado, resultaron infructuosas, pese a haber demostrado su capacidad para el transporte de mercancías tras la reforma.

Puesto a la venta en el extranjero, fue adquirido por la naviera Jhon Holt Company Limited, de Liverpool, por 2.500 libras, y tras algunas reformas para su navegación oceanográfica, y con el nuevo nombre de ANITA, el 25-6-1905, inició su viaje a Africa, donde acabó su vida como buque carguero a lo largo del Río Niger.

 El dique de La Cabana es una construcción muy bien proyectada y construida con piedras de sillería en granito procedente de las canteras cercanas, hecha para durar siglos. Es un dique de mareas, es decir, éste dique se llenava y vaciaba con las mareas, sin necesidad debombas (podía tenerlas para achicar las filtraciones), simplemente se aprovechaba la pleamar para meter el barco y la bajamar para vaciarlo, una vez en seco se cerraba la entrada con unas puertas permitiendo quedar en seco sin que entre el agua en las sucesivas pleamares.
 

 La historia de este importante monumento de la historia de Ferrol, que con 202 años, se trata de uno de los diques más antiguos de España, y si excluimos los diques de los arsenales militares, éste posiblemente sea el dique más antiguo destinado a buques civiles de toda España.
 

Actualmente, el dique de La Cabana, se encuentra en un estado lamentable, con continuos desplomes de su muro de contención, que puede dar lugar a su completa pérdida en el futuro, o que su restauración de lugar a un coste tremendamente elevado, si se sigue permitiendo que continué su progresivo deterioro.


Los diques de esta época estaban diseñados para cerrarse por medio de unas puertas, como las que se muestran en los planos de diques similares pertenecientes al Arsenal de Ferrol (actualmente estos diques ya no existen). Pero es evidente que la tecnología de su construcción es exáctamente la misma.






Enlaces Recomendados:

6 comentarios:

  1. Excelente trabajo de recopilación y divulgación. A veces tenemos delante de la puerta cosas a las que no damos valor pero que lo tienen y mucho. Saludos y ánimo para seguir en esta línea.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, hay que divulgar este tipo de noticias, de lo contrario mucha gente desconoce todo esto, y al decir mucha gente incluimos los políticos y demás tropa que se gastan el dinero de todos y no hacen nada si la gente no protesta por algo.

    ResponderEliminar
  3. Mi enhorabuena por esta labor que estáis realizando, acercándonos a los ferrolanos la historia de los enclaves que forman esta bella ciudad. Un muy buen trabajo.

    ResponderEliminar
  4. José Manuel Barreiro García28 de agosto de 2013, 13:34

    Excelente trabajo de divulgación. Ignoraba por completo todo lo referente a este dique, salvo que me tengo bañado en el en la década de los 60 del pasado siglo.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias a vosostros por apoyarnos y por seguirnos, un saludo.

    ResponderEliminar