CONTACTO

tecnologiamaritima2000@gmail.com

lunes, 31 de diciembre de 2018

Feliz año 2019

TECNOLOGIA MARÍTIMA quiere desearles a todos los seguidores de esta página, marinos y otros profesionales del sector marítimo, un Feliz y próspero año 2019.

Termina el 2018 y con él el sexto año año de vida del blog TECNOLOGIA MARÍTIMA, así que es un buen momento para echar la vista atrás y ver qué se ha hecho, que no ha sido poco: Se han publicado 256 artículos hasta el día de hoy (257 si incluimos éste), lo cual nos ha proporcionado una visibilidad en internet enorme, tanto que actualmente estamos en 1.487.000 visitas.

Sin duda el blog TECNOLOGIA MARÍTIMA es en su sector la web más importante en español por su audiencia y contenido original, y la preferida entre los buscadores de google tanto de contenidos por palabras como de fotografías, en las que somos lideres indiscutibles por la elevada producción de material original.

Les dejamos con esta foto del impresionante LNG AL UTOURIYA, uno de los buques LNG más grandes del mundo, que salía de la ría de Ferrol en el mes de abril del año 2017, allí estábamos nosotros para hacerle unas fotos, entre las cuales hemos seleccionado una para Felicitarles el año.


Nos despedimos desde un punto indeterminado del Noroeste de la Península Ibérica, en pleno Atlántico Norte, en este último día del año 2018, como siempre deseándole a todos ustedes que tengan buena proa y un próspero año nuevo 2019.


martes, 25 de diciembre de 2018

Cañon electromagnético de Riel

El cañón electromagnético de riel es un arma actualmente en fase experimental que cuenta con altas posibilidades de equipar a los buques de guerra en un futuro inmediato. Su implantación en buques militares podría suponer una auténtica revolución en la tecnologia naval militar, dejando a muchos de los buques actuales prácticamente obsoletos.

Una característica de este arma es que arroja un proyectil sin carga explosiva, fabricado en un material muy denso y duro, como puede ser tugsteno, aunque también pueden utilizarse aleaciones de acero de alta densidad y dureza, según sea la aplicación destinada para cada proyectil. La impulsión es como se dijo anteriormente electromagnética, por lo que no es necesario un propelente explosivo para el proyectil. Por tanto no es necesario el empleo de ningún material explosivo asociado a esta arma, lo cual facilita y abarata los costes de fabricación de los proyectiles, así como elimina los riesgos de manipulación y estiba abordo en el siempre peligroso pañol de municiones, esto tiene como ventaja asociada que se reduce la vulnerabilidad del buque.

Otra característica es la elevadísima velocidad inicial del proyectil a su salida del cañón, alcanzando un régimen hipersónico (mach 7,5), con velocidades iniciales de disparo unas 8 veces superiores a las producidas en un cañón convencional, esto se traduce en la obtención de una gran precisión de disparo y alcance muy elevado, que puede ser incluso superior a los 200 Km. A esta distancia el proyectil de tugsteno todavía llega a su objetivo con una velocidad de Mach 5, por lo que su energía cinética es todavía elevadísima pudiendo atravesar un buque no blindado de lado a lado.

Un problema asociado a los disparos a tan larga distancia, es la falta de precisión en alcanzar el objetivo, esto se resuelve con proyectiles guiados, los cuales cuentan con un mecanismo que acciona unas pequeñas aletas activas de dirección para corregir la dirección del proyectil. Hay que tener en cuenta que a una velocidad de disparo el proyectil de Mach 7,5 se alcanza el horizonte en solo 6 segundos (a esta distancia no sería necesario proyectil guiado), y los 200 Km son alcanzados en 6 minutos. El proyectil durante su carrera modifica si es necesario su rumbo para alcanzar un objetivo marcado previamente por GPS, esto sería en caso de objetivo terrestre estático. En caso de disparar a un objetivo móvil como puede ser otro buque, el proyectil puede recibir señales externas de corrección de rumbo para alcanzar un blanco móvil, estas señales pueden ser enviadas desde un satélite, o una aeronave de apoyo.

El cañón de riel consiste en dos rieles de metal paralelos conectados a un suministro de corriente eléctrica. Cuando un proyectil conductor es insertado entre los rieles (en el extremo conectado a la fuente de corriente), éste completa el circuito. Los electrones fluyen del terminal negativo de la fuente de energía al riel negativo, cruza el proyectil, baja por el riel positivo, y vuelve al suministro de corriente.


Esta corriente transforma al cañón de riel en un electroimán, creando un potente campo magnético alrededor de los rieles hasta la posición del proyectil. El campo magnético circula alrededor de cada conductor según la regla de la mano derecha. Dado que la corriente está en dirección opuesta a lo largo de cada riel, el campo magnético neto entre los rieles (B) es dirigido verticalmente. En combinación con la corriente (I) que cruza el proyectil, esto produce una fuerza de Lorentz, que acelera el proyectil a lo largo de los rieles. Existen también otras fuerzas que empujan el riel en otros sentidos, pero debido a que éstos están montados firmemente, no pueden moverse. El proyectil se desliza a lo largo de los rieles, desde el extremo que está conectado al suministro de energía, hacia el otro.
 

Un enorme suministro de energía eléctrica, del orden de los millones de amperios crearán una tremenda fuerza en el proyectil, acelerándolo a velocidades elevadísimas, siendo de unos 7000 - 8000 km/s en armas pesadas, y de hasta 20 km/s con proyectiles pequeños inyectados dentro del cañón de riel. A pesar que estas velocidades son teóricamente posibles, el calor generado al propulsar los proyectiles es suficiente para erosionar los rieles rápidamente. Debido a esto, sería necesario reemplazar los rieles frecuentemente, o utilizar materiales resistentes al calor que puedan ser conductores para producir el mismo efecto.

Si fuera posible construir un arma automática de tiro rápido con esta tecnología, el cañón de riel tendría otras ventajas agregadas a la velocidad de tiro. El mecanismo de disparo de un arma de fuego convencional debe mover y acomodar el proyectil y la carga propulsora, mientras que en un cañón de riel sólo es necesario mover el proyectil. Además, el cañón de riel no necesita extraer una vaina vacía de la recámara, por lo que puede colocarse una munición fresca inmediatamente después de hacer el disparo.
Las armadas de Estados Unidos, China y Rusia están trabajando en la actualidad en el desarrollo de cañones basados en la impulsión electromagnética del proyectil, para equipar sus buques de guerra en sustitución de los cañones convencionales. 

Los buques de guerra que incorporan este tipo de cañones deben de contar con una planta de potencia electrica muy sobredimensionada, esto puede hacer que se generalicen los buques con propulsión eléctrica (motores electricos para mover la élices), siendo la energía eléctrica generada por una planta de potencia con alternadores accionados por motores diesel y/o turbinas de gas. 



VIDEO:





LINKS:





viernes, 23 de noviembre de 2018

IBAIZABAL 9 (2010)

El Remolcador Ibaizabal Nueve es un REMOLCADOR AZIMUTAL DE ESCOLTA PARA PUERTO Y ALTA MAR, construido por astilleros Armon de Vigo en el año 2010.


Es la construcción nº 681 de Astilleros Armon, S.A. (factoría de Vigo), su construcción se realizó en el año 2009, siendo entregado en el año 2010 a la Cía. Remolcadores Ibaizabal S.A.
 

En la actualidad tiene como puerto Base La Coruña (Pta Langosteira), dedicado a actividades de remolque a buques en el Puerto de A Coruña, también participa en actividades de salvamento marítimo en las inmediaciones del Golfo Artabro.

Características tecnicas:
Tipo de barco
REMOLCADOR AZIMUTAL DE ESCOLTA PARA PUERTO Y ALTA MAR
Nombre
Ibaizabal 9
Astillero, año
Armon de Vigo, 2010
Bandera
España
Armador
CIA. REMOLCADORES IBAIZABAL S.A
Puerto base
La Coruña.
GT
428 tons
DWT
100 tons
Eslora
31,50
Manga
11,20 m
Puntal
5,40 m
Calado
4,20 m
Sistema Propulsión
2 motores diesel Caterpillar, 2 propulsores azimutales Schottel
Potencia
5.364 H.P.
Tracción punto fijo
80 Tons.
Clasificación FiFi
FiFi nº1 C.I. 300 m3/h water/foam
IMO
MMSI
9546667
225407000


El remolcador Ibaizabal Nueve cuenta con una eslora de 31,50m, manga 11,20m y calado 4,20m. La propulsión es por medio de dos motores principales Caterpillar que desarrollan una potencia conjunta de 5.364 Hp, accionando sendos propulsores azimutales (tipo Shottel) a popa, y desarrollando una fuerza de tracción a punto fijo de 80 Toneladas.


Los remolcadores azimutales con propulsión a popa, también conocidos en inglés por ASD (Azimut Stern Drive) Tugs, tienen los propulsores a popa y el gancho de remolque lo más a proa posible. Normalmente remolcan tirando o empujando con la proa del barco aunque pueden hacerlo también por los costados y la popa del mismo. Las prestaciones son equivalentes a las de un remolcador empujador más uno convencional. Las formas y la estructura de la popa se deben modificar para que en ella, se pueda albergar el propulsor y resista los esfuerzos del timón tobera. Lo usual, es la instalación de dos propulsores que pueden orientarse de forma independiente. Suelen incorporar también una hélice de maniobra en la proa lo que mejora su manioabrabilidad. .
 
Las ventajas de este tipo de propulsión son las siguientes:
• Aumenta la maniobrabilidad para una misma capacidad de tiro.
• Mínimo aumento de calado a popa frente a un remolcador de tipo convencional.
• Buen comportamiento navegando marcha atrás.
• Pueden trabajar con tiro indirecto o dinámico.

El sistema ASD auna una gran capacidad de maniobra y una elevada capacidad de tracción a punto fijo. Este tipo de propulsión suele emplearse en remolcadores de puerto de gran potencia.


VIDEOS:





LINKS:

domingo, 4 de noviembre de 2018

Acorazados de la Clase King George V (1939)

Los acorazados de la clase King George V fueron los más modernos acorazados británicos en comisión durante la Segunda Guerra Mundial. Se construyeron cinco barcos de esta clase: HMS King George V (1940), HMS Prince of Wales (1941), HMS Duke of York (1941), HMS Howe (1942) y HMS Anson (1942).
HMS Howe en nevegación visto de proa.

DISEÑO Y DESCRIPCIÓN:
La clase King George V fue el resultado de un proceso de diseño que comenzó en 1928 según los términos del Tratado Naval de Washington de 1922. Los acorazados de la Armada Británica en ese momento eran los viejos acorazados que se habían mantenido después del final de la Primera Guerra Mundial, más los dos nuevos pero lentos acorazados clase Nelson. En 1928, la Royal Navy comenzó a considerar los requisitos para los nuevos buques de guerra que esperaba comenzar a construir en 1931.
El Primer Tratado Naval de Londres de 1930 extendió las conocidas como "vacaciones de construcción naval" hasta 1937. La planificación comenzó nuevamente en 1935, basándose en trabajos de diseño anteriores. La nueva clase se construiría hasta el máximo desplazamiento del Tratado que era de 35,000 toneladas. Se consideraron alternativas con cañones principales de 16, 15 y 14 pulgadas y finalmente se eligió el armamento de 15 pulgadas. La mayoría de los diseños estaban propulsados por turbinas de vapor que permitiría una velocidad máxima de 27 nudos a toda la potencia, y se decidió que el rango decisivo en una batalla sería de 12,000 a 16,000 yardas. El blindaje y la protección contra torpedos debían ser mucho mayores que en los diseños de los acorazados anteriores de la Royal Navy.

En octubre de 1935, se tomó la decisión de usar armas de 14 pulgadas (355 mm). En ese momento, el Reino Unido estaba negociando la continuación de los Tratados navales con las otras partes del Tratado de Londres. El gobierno británico se mostró a favor de una reducción del calibre máximo de las armas de combate a 14 pulgadas y, a principios de octubre, el gobierno supo que Estados Unidos apoyaría esta posición si los japoneses también pudieran ser persuadidos de hacerlo. Como los grandes cañones navales debían ser ordenados para fines de año, el Almirantazgo británico decidió los cañones de 14 pulgadas para la clase del Rey Jorge V.  El Segundo Tratado Naval de Londres, resultado de la Segunda Conferencia Naval de Londres que comenzó en diciembre de 1935, fue firmado en marzo de 1936 por los Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, y esto estableció una batería principal de cañones navales de 14 pulgadas (355 mm) como límite.  Por lo tanto, el Almirantazgo, decidió usar los cañones de 355 mm en la clase King George V.


El último tratado naval antes de la Segunda Guerra Mundial, hubiese permitido cambiar el armamento principal a 406 mm, en el caso de que alguno de los signatarios de los tratados anteriores no estuvieran conforme con el nuevo tratado 1 de enero de 1937. Aunque se podría haber invocado esta cláusula, hubiera supuesto un retraso en el desarrollo y construcción del buque, por lo que se consideró prudente seguir adelante y construirlo con los cañones de 355 mm.


CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS:
  • Tipo: Acorazado.
  • Clase: HMS King George V.
  • Unidades: HMS King George V, HMS Prince of Wales, HMS Duke of York, HMS Howe Y HMS Anson.
  • Desplazamiento: 36.725 Toneladas Carga Estándar // 42.080 Toneladas Carga Máxima .
  • Dimensiones: Eslora: 227 m // Manga: 31,40 m // Calado: 10,50 m.
  • Propulsión: 8 Calderas Admiralty // 4 Turbinas Parsons // 4 Hélices de tres palas de 4,42 m de diámetro.
  • Potencia: 125.000 CV.
  • Velocidad: 28 nudos.
  • Autonomía: 3.100 millas a 27 nudos // 14.400 millas a 10 nudos.
  • Tripulación: 1.422 hombres.
  • Armamento: 10 Cañones de 356/45 mm Mk VII, 8 en dos torres cuádruples (una a proa y otra a popa) y dos más en una montaje doble sobre-elevado a proa // 16 Cañones AA (de doble propósito de 133/50 mm QF Mk I en ocho torres dobles // 32 Cañones AA de 40 mm de tiro rápido en cuatro montajes óctuples, aumentado a 48 (en seis torres) en 1942 y vueltos a aumentar a 88 en 6 montajes cuádruples y 8 óctuples en 1945 // 8 Cañones AA de 40/56 mm Bofors en dos torres cuádruples montados en 1945 // 10 Cañones AA de 20 /70 mm Oerlikon en torres simples instalados en 1941 aumentados a 65 en 1945.
  • Blindaje: Cintura: 380-115 mm // Cubierta: 150-125 mm // Torres: 325-150 mm.
  • Ala Embarcada: 4 Hidroaviones Supermarine Walrus // 1 Catapulta don dos extremos.

PROTECCIÓN:
Los acorazados de la clase King George V tenían muy buen blindaje. Su cinturón blindado, era inusualmente alto, desde los 7,4 m bajo la línea de la cubierta principal, hasta los 2,7 m por debajo de la línea de flotación. A lo largo del buque, el cinturón discurría desde la torre delantera de proa, y finalizaba tras la torre trasera de popa. La cintura acorazada, tenía un grosor entre 381 mm y 356 mm.​ Este cinturón blindado, era más grueso que el de cualquier otro acorazado con la excepción de los acorazados de la clase Yamato, y llegaban mucho más abajo que cualquier otra clase de acorazado.
Acorazado HMS Duke of York, esquema interno (Autor: Desconocido).
El cinturón blindado, junto con el mamparo estanco blindado longitudinal y la cubierta principal acorazada, formó una “ciudadela” acorazada, que protegía los compartimentos de la maquinaría y pañoles de municiones. Tanto el mamparo estanco, como el cinturón principal, eran 381 milímetros de grosor. La cubierta acorazada era de 152 mm sobre los compartimientos y el resto de 127 mm de grosor.

El blindaje de las torres de artillería principales, estaba protegido por 406mm en el frontal, y entre 280–300 mm en los laterales. Las barbetas eran de 406 mm, mientras que en la torre de mando poseía un blindaje relativamente ligero, con solo 75 mm de grosor.
La clase, también gozaba de una buena protección contra ataques submarinos. El casco, bajo la línea de flotación, estaba dividido en tres compartimientos, el interno relleno de líquido (combustible o agua) y los externos de aire, con la idea de que a través de los mismos, se disipara la fuerza de una explosión submarina. Este sistema, estaba diseñado para proteger contra cabezas explosivas de 1000 libras, y se demostró eficaz en los ensayos a escala real.​

El examen del HMS Prince of Wales, tras su encuentro con el acorazado Bismarck y el crucero pesado Prinz Eugen, detectó tres impactos, uno de ellos procedente del Bismarck, que habían penetrado el blindaje externo antitorpedos en una región muy cercana a la maquinaria auxiliar. El mamparo interno, sin embargo, permanecía intacto. Los proyectiles alemanes, hubieran explotado realmente en el agua si su espoleta, hubiese funcionado correctamente, debido a la profundidad a la que tuvo que sumergirse antes de impactar sobre el Prince of Wales bajo su cinturón blindado, demostrando de esta forma el acertado diseño de su protección antitorpedos.
Comparación del esquema de protección de diferentes acorazados de la Segunda Guerra Mundial.

ARMAMENTO:

Armamento principal:
Los acorazados de la clase King George V portaban 10 cañones BL 14-inch (360 mm) Mk VII guns, en dos torres cuádruples, situadas una en caza (a proa) y otra en retirada (popa), y otra torre doble sobreelevada a la de proa.
 

Mientras que algunos sostenían que estos cañones, tenían un potencial inferior a las ocho piezas de 380 mm del Bismarck y su gemelo, el Tirpitz, los diseñadores, hicieron énfasis en que los 10 cañones de 355 mm, tenían ventaja sobre las baterías del Bismarck. Los diseñadores, explicaba que en los alcances normales de batalla, los proyectiles de 355 mm, eran capaces de penetrar cualquier blindaje naval práctico, y que además, tenían una mayor cadencia, y le afectaba menos el mal tiempo del Atlántico Norte, por lo que no eran necesarios cañones de más calibre o más alcance. También, los 10 cañones del buque británico, daban una salva mayor, y existía por tanto más probabilidad de impactar. En la Batalla del Estrecho deDinamarca se comprobó esta teoría, cuando el Prince of Wales se anotó 3 impactos sobre el Bismarck mientras recibió 7 impactos del fuego combinado de los 16 cañones del Bismarck y el Prinz Eugen. Pero hay otra teoría de la cual el Bismarck había concentrado sus disparos en el HMS Hood y no en el Prince of Wales, mientras este último se dedicó totalmente al Bismarck.

Inicialmente, el Almirantazgo, quería un buque armado con nueve piezas de 381 mm en torres triples, dos en caza y una en retirada. Aunque esto estaba dentro de las capacidades de los astilleros británicos, el diseño, fue rápidamente rechazado, ya que los británicos, se sentían obligados a adherirse al Segundo Tratado Naval de Londres firmado en 1936. Como resultado, la clase fue diseñada para portar 12 piezas de 355 mm en tres torres cuádruples, lo que significaba una andanada a costado de mayor potencia que 9 piezas de 381 mm. Desafortunadamente, fue imposible incluir esta potencia de fuego y el nivel deseado de blindaje en el límite de 35.000 t de desplazamiento. Además, el peso de la torre cuádruple sobreelevada, introducía la cuestión de una posible inestabilidad del buque, por lo que finalmente, se diseñó la torre sobreelevada con dos cañones, a cambio de mejorar el blindaje.

En servicio, la disposición de las dos torres cuádruples, demostró ser algo más que una maldición operacional. La colocación de cuatro cañones de 355 mm en una sola torre, fue mecánicamente compleja y difícil de mantener, lo que provocó una baja fiabilidad a lo largo de su carrera. Las mejora de los patrones de disparo resueltas posteriormente durante la guerra, conjuntamente con los norteamericanos, que sufrían problemas similares en las torres triples de 355 mm de los acorazados estándar (especialmente en los clase USS Tennessee), consiguió una mayor fiabilidad de las torres cuádruples. Aunque sin estas mejoras, la cadencia del fuego continua del King George V durante 30 minutos en la batalla final del Bismarck, fue mucho mayor que la de cualquier acción de acorazados durante cualquiera de las dos contiendas mundiales. El HMS Duke of York, el tercer miembro de su clase, disparó más proyectiles de su artillería principal en una acción buque-buque que cualquier otro acorazado de la historia mientras perseguía Scharnhorst con un mar muy duro durante la batalla de Cabo Norte. Por lo que se puede afirmar, que en servicio, estos cañones, tuvieron muy buen comportamiento.

Armamento secundario:
La batería secundaria estaba constituida por 16 cañones en 8 torres dobles del cañón QF 5.25 inch Mark I de doble propósito. La velocidad máxima de disparo debía ser de 10 a 12 disparos por minuto, si embargo la experiencia reveló que peso de la munición de 5.25 pulgadas causó serias dificultades, lo que les permitió obtener solo 7–8 disparos por minuto. El montaje tenía una elevación máxima de +70 grados.


Batería antiaérea:
El diseño de la clase King George V tenían 32 Cañones AA de 40 mm de tiro rápido QF 2 pdr 40 mm (1.6 in) Mk.VIII, (pom-pom) en cuatro montajes óctuples, aumentado a 48 (en seis torres) en 1942 y vueltos a aumentar a 88 en 6 montajes cuádruples y 8 óctuples en 1945.

También tenían 8 Cañones AA de 40/56 mm Bofors en dos torres cuádruples montados en 1945 y 10 Cañones AA de 20 /70 mm Oerlikon en torres simples instalados en 1941 aumentados a 65 en 1945.

PROPULSIÓN:
Los acorazados de la clase King George V fueron los primeros acorazados británicos que alternaron las salas de máquinas y calderas en los espacios de maquinaria, lo cual redujo la probabilidad de que un impacto directo causara la pérdida de toda la energía del buque. La maquinaria se organizó en cuatro salas de turbinas y cuatro salas de calderas, con los 8 compartimentos de máquinas alternados en pares de salas de máquinas o calderas. Cada par de salas de calderas formaba una unidad con un par de salas de máquinas.

La potencia máxima nominal fue de 110.000 shp (caballos de fuerza al eje) a 230 rpm, con vapor a 28 bar y 371 ° C. La maquinaria fue diseñada para operar a una potencia de sobrecarga de 125.000 shp, siendo superada en el "HMS Prince of Wales" que decaró una potencia de sobrecarga de entre 128.000 a 134.000 shp durante la caza para el Bismarck.

HMS Prince of Wales durante la batalla del Estrecho de Dinamarca.
Las ocho calderas del tipo Almirantazgo funcionaron de manera muy eficiente proporcionando un buen consumo específico. Durante las pruebas de potencia completadas el 10 de diciembre de 1940, el King George V con un desplazamiento de 41,630 toneladas logró 111.700 shp a 230 rpm y un consumo de combustible específico de 0,715 lb por shp. Después de 1942, la Royal Navy se vio obligada a usar fuelóleos con una viscosidad considerablemente mayor y un mayor contenido de agua de mar que los que podían utilizar estas calderas de manera eficiente. La mala calidad del combustible combinado con la contaminación del agua de mar reducía la eficiencia de la planta de energía de vapor y aumentaba el mantenimiento requerido.  Para 1944, el consumo específico de combustible a plena potencia había aumentado a 0.8 lb por shp y el mantenimiento de la caldera se estaba volviendo cada vez más difícil. El Almirantazgo había sido consciente de este problema y estaba diseñando nuevos tipos de rociadores y quemadores de Fuel-oil que podían quemar el combustible disponible de manera mucho más eficiente, y en algún momento después de 1944, el HMS Duke of York York y HMS Anson fueron equipados con calderas modificadas que trabajaban a una nueva presión más alta y quemadores mejorados que restauraron las calderas a su máxima eficiencia. Estos mismos quemadores de Fuel-oil se utilizaron en el acorazado HMS Vanguard junto con otras mejoras detalladas para que Vanguard lograse un consumo de combustible específico de tan solo 0,63 lb por shp utilizando las mismas presiones y temperaturas de vapor que las utilizadas en la clase King George V.
HMS Howe durante las pruebas de mar a máxima velocidad.

HISTORIAL DE SERVICIO:
Cuatro de los cinco acorazados de la clase King George V sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial; el Prince of Wales fue hundido por un ataque aéreo japonés en diciembre de 1941. Un anticipo de la supremacía de los portaaviones con su aviación embarcada sobre los acorazados convencionales. Los restantes buques, no sufrieron daños serios en tiempo de guerra, con la excepción del King George V, el cual colisionó accidentalmente y hundió al destructor HMS Punjabi en 1942. Todos ellos, fueron desguazados a partir de 1957.



HMS King George V:
La vida del HMS King George V está llena de acciones. En febrero de 1941 participó en la persecución del crucero de batalla Scharnhorst y, meses más tarde en la persecución y hundimiento del acorazado Bismarck. En 1942 intervino en los esfuerzos por descubrir y hundir al acorazado de bolsillo Admira Scheer. Después de una colisión con el destructor HMS Punjabi estuvo fuera de servicio durante varios meses. Durante los meses finales de 1942 se dedicó a la escolta de convoyes en el Mar del Norte. El desembarco de los Aliados en Sicilia, junio de 1943, fue apoyado por los cañones del King George V. En julio de 1944 fue sometido a diversas reformas.

HMS Duke of York:
El HMS Duke of York fue empleado en la protección de convoyes entre 1942 y 1943. El 26 de diciembre de 1943, en unión de varios cruceros, trabó combate con el crucero de batalla alemán Scharnhorst que intentaba interceptar un convoy aliado que se dirigía hacia Rusia. El resultado del combate fue el hundimiento del buque alemán.
Acorazado HMS Duke of York, con 10 cañones de 355 mm Mk VII.

HMS Prince of Wales:
El HMS Prince of Wales se botó en 1939, completándose en 1941. Aún sin terminar, se incorporó a la caza del Bismarck acompañando al crucero de batalla HMS Hood. Al resultar destruido el Hood durante el encuentro, el Prince of Wales fue el nuevo blanco del famoso acorazado alemán. Cuatro impactos del Bismarck obligaron el acorazado inglés a romper en contacto. Después de escoltar varios convoyes en el Mediterráneo fue destinado al Índico como última defensa contra la invasión japonesa de Malasia.

 

El día 9 de septiembre de 1942 zarpó desde Singapur en unión del crucero de batalla HMS Repulse y cuatro destructores. El día 10 fueron descubiertos por la aviación naval japonesa y en dos horas ambos resultaron hundidos. El Prince of Wales sólo había estado operativo por 7 meses.


HMS Anson y Howe:
Los otros dos barcos de la serie, Anson y Howe, fueron destinados a escolta de convoyes y, en 1945, junto con sus gemelos se enviaron al Pacífico. Todos los barcos fueron dados de baja en 1946 y desguazados en 1958.
HMS Howe al finalizar la Segunda Guerra Mundial.
HMS Anson visto por su aleta de estribor.

LIBROS:




LINKS: