CONTACTO

tecnologiamaritima2000@gmail.com

domingo, 20 de agosto de 2017

TRASATLANTICO MARQUES DE COMILLAS (1928 - 1961)

El trasatlántico Marqués de Comillas fue construido por la Sociedad Española de Construcción Naval,  la botadura fue celebrada en el astillero de  Ferrol el 17 de Marzo de 1.927, y la entrega a la compañía Trasatlántica Española el 31 de agosto de 1928.

Trasatlántico Marqués de Comillas el día de su botadura en Ferrol, el 17 de marzo de 1927.
El Marqués de Comillas era gemelo del Juan Sebastián Elcano que había sido botado en Sestao en 1.926 y del Magallanes, botado en Matagorda (Cádiz) en Mayo de ese mismo año.
El Marqués de Comillas siendo construído en la grada de la Sociedad Española de Construcción Naval, en Ferrol.

El dia de la botadura actuó como madrina la Infanta Isabel de Borbón, y debe su nombre a Antonio López, 1er. "Marqués de Comillas" y fundador de la Compañía Trasatlántica Española.
Botadura del Trasatlántico Marqués de Comillas, el 17 de marzo de 1927.
El Marqués de Comillas era un trasatlántico de líneas clásicas, con proa recta y popa redonda con codillo en la parte superior, timón central y dos largos henchimientos para dar salida a los dos ejes propulsores, dos palos y dos chimeneas. La chimenea de popa era postiza y tenía una función puramente estética. Su eslora era de 145,23 m, manga 17,07 m y calado 7,2m. El desplazamiento era de 9.922 Toneladas de registro Bruto (TRB).
 

La disposición de volúmenes de la obra muerta era de tres islas, castillo a proa, amplio alcázar en el centro y toldilla a propa. El pasaje era de 149 en primera clase, 53 en segunda y 39 en tercera, además de 832 literas en sollados y entrepuente para los emigrantes. En una posterior reforma se reconvirtió en tres clases: primera, segunda y turista.

Las características originales de este buque eran las siguientes:
Tipo
Trasatlántico
Astillero
Sociedad Española de Construcción Naval
Nº de construcción
10
Propietario
Compañía Trasatlántica Española
Botadura
17/03/1927
Entrega
31/08/1928
Eslora
145,23 m.
Manga
17,07 m.
Puntal
8,5 m.
Calado
7,2 m.
TRB
9.922 TM
TRN
7.774 TM
Peso Nuerto
5.312 Tm
Desplazamiento
13.500 Tm
Velocidad servicio
16 nudos
Propulsión
4 Turbinas Curtiss-Parson
Potencia
8.296 HP

PROPULSION:
El buque iba propulsado por dos grupos de turbinas de vapor Curtiss-Parsons, con engranaje reductor. Estaban  directamente derivadas de las turbinas que también se fabricaban en la factoría de Ferrol para los buques militares, los cruceros y destructores de la Armada Española.
Equipo propulsor del Trasatlántico Marqués de Comillas, compuesto por dos grupos de turbinas de vapor con engranaje reductor. Foto realizada en la SECN en Ferrol.
Las calderas eran cinco, del tipo cilíndricas de tiro forzado, que generaban vapor a 15kg/cm², fabricadas en los talleres de Maquinista Marítima Terrestre de Barcelona.


HISTORIAL:
El 22 de Octubre de 1.928, el "Marqués de Comillas" inicia su viaje inaugural desde el Mediterráneo a La Habana y Nueva York.

Al cabo de algunos meses, debido a la forzosa reducción de líneas a la que se vio obligada la Compañía Trasatlántica Española, pasa junto con sus gemelos a la que unía Barcelona-Panamá, con escalas en Cádiz, Sta. Cruz de Tenerife, San Juan de Puerto Rico, Santo Domingo, La Guaira, Puerto Cabello, Curaçao y Colombia.

Una nueva reducción de líneas en 1.932, quedando la naviera solamente con la 1, que unía los puertos del Cantábrico con Nueva York, La Habana y Veracruz, en un principio cubiertas por los trasatlánticos, "Cristóbal Colón" y "Habana" (Luego acabaría siendo el Galicia de Pescanova), y la 4, servida por los tres gemelos entre Barcelona y Nueva York, con escalas en Tarragona, Valencia, Málaga, Sta. Cruz de Tenerife y Santiago de Cuba.

Estos servicios se mantuvieron hasta 1.936, con el estallido de la Guerra Civil Española.

El 9 de marzo de 1929, navegando hacia Puerto Rico rescató al borde de la extenuación a los tres tripulantes de un velero Holandés, el Sheuttewart, que intentaba la travesía Rotterdam- Nueva York, y una vez atendidos por los servicios médicos de abordo, los desembarcó en San Juan de Puerto Rico.

El 4 de Abril de 1.933, de madrugada y cuando navegaba de Nueva York a La Habana, varó en los bajos de Carysford (cerca de Cayo Largo, Florida), afortunadamente en fondo de arena y de donde fue sacado sin daños dos días más tarde por el buque de salvamento americano Relief, continuando viaje por sus propios medios.

El día 5 de Agosto de 1.936, estando en el puerto de Barcelona, fue requisado por el gobierno de la República y convertido en buque hospital, e incorporado a la fuerza naval que con la columna del Capitán Bayo intentaría el desembarco en Mallorca. Hizo varios viajes con heridos a Barcelona y a Mahón hasta que en Setiembre se trasladó al puerto de Barcelona

El 1 de Febrero de 1.937 fue enviado a Odessa y a su regreso, tras ser anunciado su paso a través del Bósforo por los servicios de información, era esperado entre Cabo San Sebastián y Formentera, por los cruceros Baleares y Almirante Cervera siendo apresado por este último el día 26 a 15 millas al Este de Cabo San Sebastián y llevado a Palma de Mallorca donde quedó clasificado como transporte de guerra y afecto al Estado Mayor. Continuó militarizado en misiones de transporte de tropas entre Canarias y la Península.

En 1.938 realiza un viaje con musulmanes que peregrinan a La Meca. Este mismo viaje lo volvió a realizar en 1.939.

Finalizada la guerra, realiza un último servicio llevando a Bizerta a las tripulaciones que iban a hacerse cargo de las unidades de la Marina que allí estaban internadas. Después permaneció en Cádiz hasta setiembre como alojamiento para el Estado Mayor del Almirante jefe de la escuadra, Don Francisco Moreno.

Una vez devuelto a sus armadores, el "Marqués de Comillas", fue modernizado en la factoría de Matagorda (Cádiz), y allí perdió su chimenea de popa a la vez que su acomodación se habilitó para 165 pasajeros de 1ª clase, 38 de segunda, 41 de turista “A” y 326 de turista “B”. A continuación reanudó sus viajes entre España y América.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial empezó a navegar entre Bilbao y Veracruz, con escalas en Santander, Gijón, Vigo, Lisboa, Cádiz, Ceuta, Sta. Cruz de Tenerife, Puerto Rico, Ciudad Trujillo (Sto.Domingo), Curaçao y La Habana.

En 1956, se le suprimieron los dos palos clásicos y se coloca uno sobre el puente para las banderas y una torreta para la antena del radar que se le incorpora.

En 1.957 se hace una nueva distribución de la acomodación, quedando solamente con dos clases, 1ª y Turista.

En 1959, comenzó a navegar en la línea de la Guaira transportando multitud de emigrantes hacia Venezuela.

Cuando los sucesos de Ifni, hizo un viaje con tropas de dicho territorio, y más tarde, con peregrinos marroquíes marchó a Yiddah. Volvió a su línea de La Guaira.

En 1961 se le reacondicionó una vez más la acomodación para pasajeros. Quedó con capacidad para 930 en clase única y, como luego harían los “Monserrat” y “Begoña” tocaba en las Antillas Británicas, donde embarcaba pasajeros para Southamptom, puerto que se convirtió en final de línea.


FINAL:
El incendio del Trasatlántico Marqués de Comillas, sucedió en Astano un 6 de noviembre del año 1.961. 
El corresponsal de prensa en Ferrol retrasmitía la siguiente noticia por teléfono; "Está ardiendo el "Marqués de Comillas". 

Esta fue la noticia de madrugada que corrió por todo El Ferrol, causando la natural impresión. Momentos más tarde "Marqués de Comillas", atracado a uno de los muelles del astillero Astano, en Perlío, al fondo de la ría ferrolana, es pasto de las llamas. De madrugada, se declaró un pequeño incendio en el pañol de dínamos, al parecer, debido a un corto circuito. En seguida empezó a salir gran cantidad de humo y se observó que las llamas envolvían el interior del buque. El fuego, de creciente intensidad, adquirió caracteres impresionantes. Acudieron inmediatamente los parques de incendios del Ayuntamiento de El Ferrol, de la Marina y de la Empresa Nacional Bazán, que em- pezaron a trabajar denodadamente con el personal de la factoría para conseguir la extinción, pero el fuego no cedía y la posición del barco, inclinado a estribor, hacía casi imposibles los trabajos. También se distinguieron en éstos los marineros del Centro de Adiestramiento de El Ferrol, que están especializados en esta misión.

La Marina envió unos remolcadores a los astilleros Astano para separar el siniestrado de los demás barcos que esperaban para entrar en dique.
 

Entretanto se presentaron en los astilleros las autoridades, entre ellas el gobernador civil de La Coruña, el capitán gereneral del Departamento, el general jefe del Arsenal, el alcalde de El Ferrol, el gobernador militar de esta plaza y el alcalde de Fene, pueblo donde está enclavado el astillero que pertenece a Perlío.
 

Se temía que el buque estallase, por la cantidad de petróleo qué tenía a bordo, pero no se realizaron tales temores, si bien durante toda la mañana y toda la tarde la nave siguió ardiendo, las pérdidas son cuantiosas: cien millones de pesetas.
 

El buque puede considerarse totalmente perdido.

El "Marqués de Comillas" quedó convertido en un amasijo de hierros retorcidos, y en 1.962 fue vendido para desguace.


LINKS:

4 comentarios:

  1. El 25 de abril de 1950 mi madre, mi hermana y yo salimos del puerto de Bilbao en este buque con destino a Puerto Rico. Me gustaria obtener mas informacion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su comentario Lydia, el cual consideramos muy valioso.
      Si todavía lo recuerda, puede comentarnos si lo desea detalles del viaje y del buque. Un saludo y muchas gracias por su participación.

      Eliminar
  2. Mi madre y yo salimos en ese buque en agosto de 1951 para caracas venezuela lo recuerdo perfectamente

    ResponderEliminar
  3. Yo, Gonzalo Ibarra A. de 7 años cumplidos con mis padres y 2 hermanos menores, regresamos en el Marques de Comillas de Madrid a Caracas a fines de 1953, luego de residir por casi 2 años en España, en el Madrid "Galdosiano" como decia mi padre. Lo que mas recuerdo de ese viejo vapor, era la Sala de Maquinas y lo mullida que era la moqueta de la suite donde veniamos. Fue fabuloso.

    ResponderEliminar