CONTACTO

tecnologiamaritima2000@gmail.com

miércoles, 5 de diciembre de 2012

B/T AEGEAN SEA NAUFRAGA FRENTE A LA TORRE DE HÉRCULES EN 1992

Ya se han cumplido 20 años del embarrancamiento y posterior naufragio del buque tanque Aegean Sea (Mar Egeo en Español) a los pies de la Torre de Hércules en A Coruña. De poco ha servido sufrir esta tremenda catástrofe tanto ecológica como económica ya que los sucesos han vuelto a ocurrir al cabo de unos cuantos años.



Los hechos acontecieron un 3 de diciembre de 1992,  a las 0450, el buque embarrancó en los bajos de Pta. Herminia, justo debajo de la Torre de Hércules, derramando su cargamento de 79.081 toneladas de Brent Blend (crudo ligero), y ocasionando la séptima catástrofe ecológica por vertidos en las costas gallegas, y la segunda en la Ría de La Coruña.





El buque tanque Aegean Sea no tenía nada que ver con el Prestige, era un excelente buque, como queda recogido en el artículo “ElCastañazo”, del siempre meticuloso Luis Jar Torre.

Con casi veinte años en sus cuadernas, alguien hubiera podido creer que el “Aegean Sea” era un petrolero cochambroso pero no era una cosa ni otra, sino un OBO, un tipo de buque más caro y diseñado para transportar indistintamente hidrocarburos o sólidos a granel en sus nueve bodegas. Construido en los astilleros Mitsubishi de Hiroshima en 1973, tenía 261,02 metros de eslora, 40,67 de manga, 114.037 TPM, 15,93 metros de calado máximo y pabellón griego, como también lo eran 14 de sus 28 tripulantes, siendo los otros 14 subalternos filipinos; aquel viaje también navegaba a bordo una esposa. El nombre de su armadora (Aegean Sea Traders Corp.) sugiere una “naviera monobuque”, pero estaba vinculada a una conocida (por gafe) familia de navieros helenos que lo venían explotando desde su entrada en servicio, detalle que unido a las obras por valor de más de ocho millones de dólares efectuadas el año anterior y a su clasificadora (Lloyd´s) apunta cierta seriedad. Ya había pagado su tributo al gafe familiar cuando en 1974 una severa tormenta le produjo daños en el casco y, a los dos meses, otra descuajeringó una escotilla, pero en 1987 le ocurrió algo peor, un embarrancamiento en EEUU saldado con daños en casco y timón pero sin vertidos. Era un barco estupendo por más de un motivo y, ahora que tanto se habla del petrolero de doble casco como viático universal, cabría mencionar su doble fondo de 2,4 metros entre el plan de los tanques y el forro exterior, pero yo me quedaré con los 26.100 BHP de su motor principal que, sobre el papel, le permitían navegar en lastre a 17,9 nudos y le conferían unas cualidades evolutivas poco corrientes en una unidad de su tipo y tamaño. Sin llegar a ser un Ferrari, puede afirmarse con toda propiedad que era un “Mitsubishi”.

Para conocer con detalle la sucesión de acontecimientos se recomienda leer completamente le artículo titulado “El Castañazo”, pero en resumidas cuentas la catástrofe fue debida a la no observación de la siguiente frase atribuida al Capitán Richard A. Cahill: 

“A superior seaman uses his superior judgment to keep out of situations requiring his superior skills”

 


El siguiente reportaje, con secuencias épicas, muestra como se sucedieron los acontecimientos de la catástrofe y el comportamiento heróico de los rescatadores y rescatados:



 A título personal, recuerdo perfectamente los efectos del naufragio, vistos desde Ferrol, en instantes el cielo se cubrió completamente que casi se hizo de noche, la nube era tan densa que no dejaba pasar la luz del sol, las imágenes eran dantescas, la combustión de cerca de 80.000 toneladas de petroleo emitió una contaminación descomunal, pero ese hecho fue decisivo también para salvar las costas, ya que parte de la carga se consumió por la combustión, naturalmente todavía quedaba mucho petroleo para contaminar el mar, pero mucho menos que si no se hubiese incendiado. Recuerdo que al principio se anunciaba que la costa quedaría sentenciada para al menos 10 años, pero afortunadamente las caracteristicas del petroleo unido a las duras condiciones de oleaje de la zona propiciaron que las costas se regeneraran lo suficiente para que despues de 6 meses, las playas ya quedaran suficientemente recuperadas para poder disfrutar de ellas en las vacaciones de verano.


ENLACES RECOMENDADOS:

-“ElCastañazo”, de Luis Jar Torre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada