CONTACTO

tecnologiamaritima2000@gmail.com

jueves, 2 de julio de 2015

Great Eastern (1858)

El Great Eastern fue en su día el buque más grande del mundo. Desde el momento de su botadura en 1858 hasta 1899 fue con sus 211 m el buque con más eslora de la historia, y con sus 18.915 t se mantuvo como el buque de mayor desplazamiento todo el siglo XIX hasta el año1901(siglo XX) cuando el RMS Celtic le superó.


Fue diseñado por el prestigioso ingeniero Isambard Kingdom Brunel y construido por los astilleros J Scott Russell & Co de Millwall (Londres), en las orillas del río Támesis. Su quilla fue colocada en la grada el 1 de mayo de 1854. Debido al gran tamaño del buque, la quilla fue colocada paralelamente al río, para que más tarde fuese botado al mar de costado.

Fue botado con éxito el 31 de enero de 1858 con el nombre de Leviathan, no sin antes haber necesitado multitud de intentos infructuosos para llevarlo hasta el agua, después de haberse quedado bloqueado en la grada el día de su botadura original, el día 3 de noviembre de 1857. En los tres meses siguientes Brunel probó una serie de artilugios técnicos para poner a flote el buque. Después de cinco intentos infructuosos, el buque fue alzado con gatos y desplazado centímetro a centímetro hasta el río, al que llegó el 31 de enero de 1858.
 
Los costes adicionales que produjo el enorme retraso de la botadura causaron la quiebra de la empresa armadora y de la constructora, y el buque quedó fondeado durante 20 meses en el río. Brunel, muy aquejado por el estrés, hizo un viaje al extranjero para restablecer su maltrecha salud. A su vuelta adquirió el Leviathan junto con algunos directores de la sociedad anterior, le dio el nuevo nombre de Great Eastern y terminó su construcción. 

El buque fue descrito como un elefante blanco, un proyecto de prestigio sin esperanza de retorno, sin embargo el fracaso de Brunel se debió principalmente a un clima económico desfavorable, ya que el buque estaba muy por delante de su tiempo. Su genial intuición de que la construcción metálica de hierro permitiría hacer los buques tan grandes como se quisiera y que estas naves de gran tamaño ofrecerían notables ventajas para la explotación económica de los buques, marcó la línea a seguir en los buques que se construyeron en el futuro.

El Great Eastern fue diseñado para efectuar lucrativos viajes de largo recorrido hacia Australia y el Extremo Oriente. Se decía que podría navegar sin escalas desde Londres a Sídney y retornar a Londres sin reabastecerse de carbón.
 
El buque contaba con unas características impresionantes para la época, contrucción enteramente metálica con doble fondo. Eslora 211m, manga 25m, tonelaje de peso muerto 32.160t, 18.915 TRB, la tripulación era de 418 personas y podía transportar 4000 pasajeros.
Contaba con un  sistema de propulsión mixto, consistente en dos grandes ruedas de palas, con un diámetro de 17m, una hélice, con un diámetro de 7,3 m, y un aparejo que desplegaban 1686m² de velamen en seis mástiles. Las ruedas de palas eran accionadas por cuatro máquinas alternativas de vapor y la hélice era accionada gracias a otra máquina alternativa de vapor. La potencia total para la propulsión fue estimada en 8000 CV y le permitían una velocidad máxima de 14 nudos.
Después de haber realizado dos viajes de prueba en 1859, su viaje inaugural fue anunciado para el año siguiente, el 17 de junio de 1860. Ese día zarpó desde Southampton hacia Nueva York, adonde llegó al cabo de 11 días y 2 horas, con una media de 14 nudos durante la travesía, a pesar del retraso causado por la niebla.

Sirvió durante varios años como un transatlántico de pasajeros entre Gran Bretaña y América, pero tuvo poco éxito y había pocos fondos para su gestión, siendo retirado del servicio. Para el Great Eastern la travesía trasatlántica representaba un trayecto demasiado corto, con el que no podían cubrirse los gastos de explotación. Por tanto el buque fue preparado como cablero, y ésta resultó la única actividad que dio beneficios; de hecho, era especialmente adecuado para esta misión, gracias a sus grandes dimensiones que le conferían una excepcional autonomía, estabilidad y mucho espacio para estibar y manipular los cables, así como para alojar a la tripulación. Por otro lado, sus ruedas de paletas le otorgaban una gran maniobrabilidad a pesar del volumen.
 
Durante 1866 tendió los 4.260 kilómetros del primer cable telegráfico trasatlántico, en 1867 fue reacondicionado por los franceses con el fin de transportar turistas desde América hasta la Exposición francesa, y al año siguiente, volvió al servicio de cableado submarino. De 1865 a 1874, el Great Eastern tendió cuatro cables telegráficos a través del Atlántico y uno de Aden a Bombay, posteriormente, fue sustituido por cableros construidos exprofeso para este trabajo, que lo dejaron obsoleto para esta misión.
 

Terminó su vida como music hall flotante en Liverpool para los famosos grandes almacenes Lewis´s, siendo enviado al desguace en 1889. Fue desguazado en Rock Ferry, en el estuario del Mersey (cerca de Birkenhead) por Henry Bath & Sons en 1889-1890. El buque estaba tan bien contruido que su desguace tardó 18 meses en ser finalizado y la empresa de desguace quebró.


El Great Eastern, fue una de las maravillas de su época en el plano técnico, sin embargo resultó un fracaso desde el punto de vista de la explotación comercial. Llamado Leviathan en sus orígenes, arruinó la salud de su diseñador, Isambard Kingdom Brunel, hizo perder los astilleros a su constructor y llevó a la quiebra a no menos de siete empresas, incluida la del chatarrero que lo desguazó. Durante los trabajos de desguace se encontraron en el doble fondo del buque el esqueleto de un obrero que había quedado atrapado durante la contrucción del buque. La opinión pública conmovida por aquel hallazgo, consideró que aquella muerte había sido la causante de las maldiciones que se habían abatido sobre el barco.


LINK:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada