CONTACTO

tecnologiamaritima2000@gmail.com

lunes, 1 de abril de 2019

EL BUQUE DEL DIABLO (Edhasa 2018)

Les presento “El buque del diablo”, una novela histórica de Idelfonso Arenas publicada por la editorial Edhasa en el año 2018.


El título del libro “El buque del diablo”, tiene su origen en la denominación que le pusieron los británicos al SMS Goeben, un crucero de batalla alemán construido durante la carrera de armamentos existente en Europa justo antes de la Primera Guerra Mundial. En sus memorias Winston Churchill escribió lo siguiente “ningún otro barco ha traído más matanzas, más miseria y más ruina que el SMS Goeben”.

En el año 1913, un año antes de la Gran Guerra, el SMS Goeben acompañado del crucero ligero SMS Breslau conformaban la División del Mediterráneo de la Imperial German Navy (Kaiserliche Marine), dedicados a pasear la bandera por los diferentes puertos del Mediterráneo, con el fin de ganar influencia política y potenciar la labor comercial de la industria alemana, con la venta de armamento y si fuera posible la de algún buque de Guerra.

Los británicos, en aquellos tiempos la mayor superpotencia marítima del planeta, hacían lo propio pero con resultados bastante más favorables, con dos acorazados en construcción para el Imperio Otomano, y la fabricación de una serie de tres acorazados del tipo Dreadnoght en España, fabricados por la SECN pero con tecnología íntegramente británica.

Una vez comenzada la Primera Guerra Mundial, los dos cruceros alemanes bajo el mando del almirante Wilhelm Souchon quedaron cercados dentro del mar Mediterráneo, con el estrecho de Gibraltar en poder de los británicos no tenían ninguna posibilidad de regresar a Alemania, y sus opciones de salvación eran escasas ante las muy superiores flotas enemigas, la británica unida a la francesa, también muy poderosa.

Pues bien, lo que sucedió finalmente superó ampliamente los pronósticos más optimistas, realizando los cruceros alemanes una primera acción ofensiva bombardeando Philippeville (actual Skikda), y posteriormente burlando de forma magistral a toda la flota británica y francesa, hasta alcanzar Turquía. Una vez allí los dos buques fueron entregados al imperio Otomano, pero quedando bajo mando alemán, que no dudó en utilizarlos de forma inmediata atacando los puertos Rusos de Sebastopol y Odesa, lo cual provocó que Rusia declarara también la guerra a un débil Imperio Otomano,  que tomo parte en la misma junto a Las Potencias Centrales.

La clave para que el Imperio Otomano aceptara la adquisición de los dos buques alemanes, cuando previamente ya había adquirido dos modernos acorazados a Inglaterra (el HMS Erin y HMS Angicourt), estuvo en que estos dos buques a pesar de que habían sido pagados, y las tripulaciones otomanas ya estaban en el astillero preparándose para llevarlos a Turquía, no fueron entregadas, quedándose los británicos con el dinero y con los dos barcos. Esta fue una decisión muy polémica en la que estuvo involucrado Winston Churchill, y que generó en el Imperio Otomano un sentimiento de odio y profundo resentimiento hacia el imperio Inglés, oportunidad que supieron aprovechar muy bien los mandos de los buques alemanes.
 

A título personal, les puedo comentar que ya conocía de forma general esta historia, después de haber caido en mis manos, hace unos veinte años, el gran libro “Historia Naval de la Gran Guerra”, escrito por el ferrolano Mateo Mille en 1932. En este libro se describen los hechos de las acciones navales desde una perspectiva naval épica, dando lugar a una narración de los hechos muy amena y sencilla, totalmente centrada en las acciones navales, pero con ciertas carencias al enlazar estas acciones con  el contexto histórico, que ha de permir al lector entender como se desarrollan los acontecimientos en toda su extensión.

En el año 1962 se publica el libro Cruceros de batalla de Manuel Ramírez Gabarrús (Editorial Naval), donde se cuenta la historia de los navíos de guerra alemanes y británicos.

Posteriormente Luis de la Sierra, discípulo de Mateo Mille, escribe el libro “El mar en la Gran Guerra” en el año 1984, donde se tratan también las acciones navales en el mar Mediterráneo.

Finalmente, en el año 2018 Idelfonso Arenas escribe la novela “El buque del diablo”, ambientada en el buque SMS Goeben, en ella se narra de forma magistral el devenir de los acontecimientos de las acciones navales enlazándolo de forma brillante con su contexto histórico. Permitiendo dar a conocer la historia con gran rigor pero evitando a su vez que la lectura se haga pesada.

Es importante explicar, que para aquel lector que no tenga conocimientos de historia, puede suceder, que la gran cantidad de personajes históricos que van apareciendo le haga un poco difícil la lectura, sobre todo al comenzar con la lectura del libro, algo que podemos solucionar acudiendo a internet, en la Wikipedia se puede obtener la información necesaria para ayudarnos a enfrentarnos a un libro como este, que requiere un cierto nivel del lector en cuanto a conocimientos de la historia.

El libro “El buque del diablo” es ante todo una novela histórica, un género considerado muy difícil, ya que el autor tiene la dificultad de contar una historia que desarrolla su acción en épocas pasadas, con personajes reales o ficticios, teniendo en cuenta aquellos hechos históricos reales que se entrelazan con los de ficción. En este caso el protagonista principal de la novela es un personaje de ficción, un oficial del buque SMS Goeben que va contando la historia desde su perspectiva dentro del barco, aunque también incluye temas personales fuera de su actividad profesional en el buque, tales como su relación de pareja con una española de clase-media alta perteneciente a la antigua burguesía catalana.

Después de la lectura del libro y analizando como está planteada la narración del mismo,  se puede aventurar que podría ser una excelente historia para ser llevada al cine, se puede considerar que podría dar lugar a una producción cinematográfica de excelente pedigrí, siempre y cuando se dispusiera de un presupuesto suficiente, para poder realizarla con el nivel de calidad requerido para una historia como esta.

DETALLES DEL LIBRO:

SMS GOEBEN:
El SMS Goeben era un crucero de batalla alemán perteneciente a la clase Moltke, la cual era una mejora del diseño de su predecesor, el Von der Tann, el primer crucero de batalla alemán, único buque de su clase.

En mayo de 1907, la oficina naval alemana decidió continuar el desarrollo del Von der Tann, diseñando un buque más grande y más armado, pasando de cuatro a cinco torres dobles de 280mm. La batería secundaria también se ampliaba pasando de 10 a 12 cañones de 150mm.

El SMS Goeben fue construido en el astillero Blohm & Voss, de Hamburgo, siendo botado el 28 de marzo de 1911 y entregado 2 de julio de 1912. El buque tenía una eslora de 186,6 m, con 30 m de manga y 9,2 m de calado. Desplazando a plena carga 25.400 t. El casco tenía un castillo-superestructura que llegaba hasta las torres de popa, carecía de espolón pero su proa era de grada para el lanzatorpedos. La superestructura del puente era muy baja, y tenía dos chimeneas, la de popa exactamente en el centro del buque, estaba provista de dos mástiles de carga para los botes. También eran dos los mástiles de señales construidos de madera.

El sistema de propulsión estaba compuesto por dos grupos de turbinas Parsons que accionaban cuatro hélices de tres palas. El aparato de gobierno estaba compuesto por dos timones, uno más pequeño y otro mayor, ambos en el plano de simetría.

Las calderas eran 24 del tipo Schulz-Thornycroft, acuotubulares a 16 atmósferas de presión, alimentadas con carbón. La potencia total obtenida  era de 51.289 SHP que le permitía una velocidad máxima de 25,5 nudos (en pruebas llegó a los 27 nudos). La autonomía a una velocidad económica  de 14 nudos era de 4.120 millas náuticas.

El armamento principal fue aumentado a 10 piezas de 280 mm (11”) en cinco torres gemelas, de las cuales dos se situaban a popa de manera superpuesta, otra a proa y las dos restantes estaban una a babor y la otra a estribor. Las torres inicialmente permitían una elevación de 13º para un alcance máximo de 18.100 metros. El buque podía transportar un total de 810 proyectiles de 280 mm.

El armamento secundario consistía en doce cañones de 150 mm (5,9”), e inicialmente doce piezas de 88 mm (3,45”), que luego fueron retiradas y substituidas por cañones del mismo calibre antiaéreos en su superestructura. El buque también portaba cuatro tubos lanzatorpedos de 500 mm uno a proa, otro a proa y los dos restantes, uno en cada banda, con un total de 11 torpedos almacenados.

El nivel de protección de la clase Moltke se incrementó, respecto al Von der Tann, hasta los 100 mm en la parte delantera de su cinturón blindado, 270 mm en la zona central y 100 mm en la parte posterior. Las casamatas estaban protegidas por 150 mm verticalmente y 35 mm en sus cubiertas. La torre de mando estaba protegida por un espesor de entre 350 y 200 mm, las torres, por 230 mm el frontal, 180 mm los laterales y 90 mm la cubierta. El blindaje de la cubierta era de 50 mm al igual que los bulgues antitorpedo. En áreas menos críticas, su blindaje era de 30 mm. Al igual que el Von der Tann, el blindaje era de acero Krupp cementado y niquelado.

SMS BRESLAU:
El SMS Breslau era un crucero ligero alemán perteneciente a la clase Magdeburg, construido en el astillero A.G Vulkan. Fue botado el 16 de mayo de 1911 y entro en servicio el 10 de mayo de 1912.
 

Los cruceros ligeros de esta clase tenían un desplazamiento de 4.570 t, 138,7 m de eslora, 13,5 m de manga y 4,4 m de calado. La tripulación era de aproximadamente 354 hombres.

Disponía de un aparto propulsor compuesto por 2 turbinas de vapor AEG Vulkan que accionaban sendas hélices, desarrollando una potencia máxima de 25.000 SHP. Las calderas eran 16 del tipo acuotubulares, alimentadas por carbón.

La velocidad máxima era de 27,5 nudos a toda potencia, con una autonomía de 5.820 millas náuticas a una velocidad económica de 12 nudos.

El armamento principal estaba compuestos por 12 cañones de 105mm modelo SK L/45, común en los cruceros ligeros alemanes de esa época.


ENLACES:

2 comentarios:

  1. Buena reseña de un interesante libro, que si bien no es mi género favorito, está bien escrito y sigue fielmente la historia del SMS Goeben (pese a que se "escape" algún cañonazo que otro de más...). Si como parece están interesados en los cruceros de batalla, en especial los alemanes durante la Gran Guerra, me atrevo a recomendarles mi libro "Schlachtkreuzer". Por otra parte mis felicitaciones por su página, como Administrador de el Foro de Historia Militar "El Gran Capitán" estaríamos encantados de buscar algún tipo de colaboración con ustedes para beneficio de ambas partes. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Lutzow, muchas gracias por su comentario. Si lo desean pueden comunicar con nosotros en el email tecnologiamaritima2000@gmail.com

      Eliminar